A OSCURAS ( hoy en La Nueva España)

No Comments »

A oscuras

La investigación del asesinato de la viuda del expresidente de la Caja de Ahorros del Mediterráneo Vicente Sala













El viernes 9 de diciembre de 2016 fue asesinada de dos tiros a bocajarro en la mejilla izquierda doña María del Carmen Martínez, de 72 años de edad, viuda de Vicente Sala, expresidente de la Caja de Ahorros del Mediterráneo entre 1998 y 2009 y uno de los empresarios más destacados de la Comunidad Valenciana. El suceso ocurrió en las afueras de Alicante, en un concesionario de coches propiedad del consorcio familiar que dirigía la víctima y que facturaba unos 300 millones de euros al año en negocios variados. Junto a la víctima aparecieron los casquillos de bala pero la pistola con la que se dispararon nunca ha sido hallada. A fecha de hoy el crimen, el llamado "crimen perfecto" por la prensa de la "verdad rápida", está pendiente de sentencia. Tras la instrucción del sumario solo ha habido un detenido, uno de los yernos de la víctima, que fue liberado tras 39 días en prisión.
Las circunstancias que rodearon al crimen, una familia rica dividida en dos bandos tras la muerte del padre, así como la relevancia social de la víctima hicieron que el caso haya sido seguido por los principales medios nacionales que han hecho poco esfuerzo por evitar que el asunto se deslice hacia la sección de "novela negra" donde la principal función del periodismo que es contar la verdad a los lectores suele desaparecer ahogada entre fábulas, ocurrencias divertidas, tropos y aliteraciones.
El periodista Sergio González Ausina lleva años peleando contra la ficcionalización de su oficio y la desaparición del sentido común de la vida cotidiana. El periodista González Ausina ha escrito un brillante reportaje sobre este caso: "A oscuras. Una aproximación al caso Sala" (Funambulista, 2018). El asunto le llamó la atención al periodista González Ausina el pasado verano, mientras estaba de vacaciones, se carteaba con psiquiatras (ganas de leer ya "Última carta. Un suicidio en mi familia" que publicará en breve Eds. Deliberar) y veía crecer su barba. Y se empapó de todo lo escrito sobre el tema. Y le sorprendió la complicación que iba adquiriendo el desenlace del dramático asunto. Y ha hecho, en un pequeño y aconsejable libro, un reportaje corto y claro. El periodista González Ausina, trabajando sobre la luminosidad que aportan los hechos, extrae tres reflexiones nada desdeñables: en primer lugar, que de "crimen perfecto", nada de nada: hay personas interrogadas que mintieron en sus declaraciones. En segundo lugar, que en ausencia de pruebas concluyentes hay que elaborar hipótesis sobre los indicios. Hasta 39 indicios ha logrado reunir un intenso trabajo policial que están esperando ser confirmados o descartados. Y en tercer lugar, el autor vuelve a llamar la atención sobre una figura altamente controvertida en el esclarecimiento de ciertos sucesos: el confidente policial. Y me viene ahora a la mente el caso Diana Quer, denotado y connotado por Arcadi Espada y no sé si alguien más... La conversación que el autor del libro transcribe del folio 217 del sumario entre un inspector de Policía y un confidente policial que regenta un desguace próximo al lugar de los hechos y que había estado aquella tarde en el concesionario parece muy relevante pero pocos han reparado en ella. Detengámonos aquí. El periodista González Ausina se ha leído todos los artículos periodísticos sobre el crimen. Ha leído más de 2.000 folios relacionados con el caso. Ha visto docenas de vídeos. Y sabe que el coche que conducía la víctima, un Porsche Cayenne, le había sido robado a su primer propietario, Vicente Sala, en el año 2010 por dos hombres a punta de pistola y que para localizarlo se usaron hasta helicópteros policiales. En los momentos posteriores al crimen este hecho solo fue reseñado por el yerno y el confidente. Pero sigamos con el libro, que lleva un brillantísimo posfacio firmado por Alfonso Armada, uno de los periodistas españoles más respetables, que se titula "Del arte de buscar la verdad" donde se dan unas cuantas admoniciones importantes para su gremio.
Fue hacia 1999 cuando Félix de Azúa firmó para el diario "El País" una columna titulada "Profesionales". En ella decía: "El buen periodista desconfiaba de absolutamente todo el mundo, pero muy en especial y por orden decreciente de los políticos, de los policías y de los jueces. El buen periodista servía a sus lectores y sabía que el peor enemigo de la verdad es un político, un policía y un juez. No todos, claro está, sólo uno. O de uno en uno. En la actualidad los periodistas parecen tomar la información oficial de los partidos, de las agencias estatales, de la policía y de los juzgados como dogma de fe."
Aquellos periodistas no existieron solo en las películas de Billy Wilder. Lean "A oscuras. Una aproximación al caso Sala", de Sergio González Ausina para comprobarlo. Y para certificar que no hace falta la ficción para enhebrar un estremecedor relato.

ETAC E INCAPACITACIONES (Hoy en La Nueva España)

1 Comment »

"No debemos arrebatarle a un paciente sus derechos sin estar seguros de que ésa sea la única solución posible", sostienen los expertos

19.03.2018 | 11:53

El equipo de tratamiento asertivo comunitario (ETAC) de Avilés atiende a un total de 143 pacientes diagnosticados con una enfermedad mental grave, que son los relacionados con la esquizofrenia y la psicosis maníacodepresiva. De todos ellos, solo 29 figuran actualmente como incapacitados, bien sea a través de un tutor o un curador, una figura similar a la tutela pero más modulable y respetando parte de la autonomía del paciente. Según Juan José Martínez Jambrina, jefe del área de Salud Mental, el de Avilés es un "caso de excepción a nivel nacional".
"Parece haber un repunte general en la aplicación a tutelas para pacientes problemáticos, sobre todo en las ciudades sin ETAC. En Avilés hemos demostrado que una atención cercana y en domicilios evita tener que llegar a esos extremos y las ciudades con este mismo modelo también lo avalan. No podemos arrebatarle a un paciente sus derechos sin estar seguros de que es la única opción posible. El tratamiento asertivo es el futuro de la psiquiatría junto a las curatelas. De nada sirve incapacitar a un paciente si luego no va a recibir una atención médica adecuada", asegura.
La ETAC de la ciudad es conocida como el "Modelo Avilés" porque la ciudad fue la primera de España en implantarlo en el año 1999, imitando sistemas similares de países de habla anglosajona. Bajo el impulso de Jambrina y sus compañeros, a los dos años Oviedo creó su propio equipo y, a partir de ahí, se fue replicando por ciudades del resto del país.
"Al ser el equipo con mayor recorrido hemos podido ver avances con un margen mayor de tiempo. A los cinco años comprobamos, por ejemplo, que se habían reducido los ingresos en un 67 por ciento. Ahí ya supimos que verdaderamente el sistema funciona, que la atención médica de salud mental en domicilios y de forma individualizada es el futuro de la psiquiatría", explica el médico. "El siguiente paso, ahora, es reivindicar las figuras de las curatelas y dejar la de las tutelas para los casos más excepcionales. Nos consta que está habiendo un cierto repunte general en el país en este sentido y lo consideramos erróneo", añade.
Cuando un enfermo mental no puede valerse por sí mismo, un juez, con los debidos informes médicos y psiquiátricos, puede incapacitarlo. Esto puede aplicarse con dos figuras: el tutor o el curador. En el primer caso, el paciente queda totalmente relegado a esa figura a su cargo. "El tutor debe encargarse de vestir al enfermo, darle de comer, gestionar su dinero, controlar a quién ve y con quién se relaciona. El paciente ve cómo se queda sin todos esos derechos de golpe y no puede hacer nada. Ni siquiera se le permite votar", lamenta Jambrina.
"Hay casos en los que no queda ninguna otra opción. Pero en Avilés hemos dado un paso firme hacia las curatelas porque, en verdad, muchos de los casos no necesitan una medida tan drástica", apunta. El curador, por su parte, se encarga de solo ciertas tareas, que el juez configura para cada caso. "Este tipo de pacientes suele tener problemas para gestionar su dinero. No hacen bien los cálculos matemáticos y simplemente no pueden hacerse cargo de sus finanzas. Es el ejemplo más común. Es una verdadera pena que estos enfermos tengan que sufrir una tutela y quedarse sin poder hacer todo lo demás", explica.
Las curatelas serán el siguiente paso para el "Modelo Avilés". "Ahora que ya tenemos asentado todo el tratamiento en domicilios y controlamos bien cada caso, hemos dado un paso firme hacia la figura del curador para los casos más graves. Entre 2016 y 2017 se incapacitaron en la ETAC a once pacientes, tres de ellos están tutelados, pero el resto ya están con curatelas, la mayoría económicas, por lo que gozan todavía del resto de sus derechos. Tenemos 143 pacientes. Que solo hayamos incapacitado a once es muy llamativo y va radicalmente en contra de la tónica general en el resto de ciudades sin ETAC. Hemos visto que funciona", sostiene Jambrina. El experto defiende que sirve de mucho más acompañar a un enfermo al médico y asegurarse que se toma la medicación que llamar a un juez para que lo incapacite y le inyecte cada quince días su dosis de medicación a la fuerza. "Así no van a mostrarse receptivos. Nuestro sistema es mucho más cercano, más empático, y los resultados son, por un lado, más efectivos, pero también más humanos", sentencia.
La edad media de estos pacientes es de 53 años. "Tienen todavía muchos años por vivir y van a mostrarse más dispuestos a seguir las indicaciones médicas si nos ven como un aliado. Las ETAC, por su parte, siguen aflorando en nuevas ciudades. La semana pasada abrieron en Fuerteventura y Lanzarote. Este sistema de cuidar a los pacientes en sus domicilios y no desde los despachos es lo que funciona. Los datos nos avalan. La curatela económica frente a la tutela será el siguiente paso en Avilés y, espero, ayudará a frenar el preocupante repunte en otras ciudades", razona. El camino está en aplicar tutelas en casos excepcionales y curatelas solo en los necesarios. "Para los demás, atención en domicilios, consulta con familiares y buen trato", resume el psiquiatra.
Jambrina ya tiene listo el programa del próximo Simposio Nacional sobre Tratamiento Asertivo Comunitario en Salud Mental, que tendrá lugar en Avilés los días 21 y 22 de junio. Asistirán, entre otros, John Maher, experto de referencia en el sector en Ontario, Canadá.

ME ACUERDO

1 Comment »


Me acuerdo de que la vida era fatuamente plácida
Me acuerdo de que la vida empezaba a ir en serio.
Me acuerdo de que una señora nos entregó un libro añejo y un pendrive lleno de nada.
Me acuerdo de que el sol bañaba con generosidad la sala.
Me acuerdo de que aquella señora dijo que todo aquello pasaba por culpa de Podemos.
Me acuerdo de que se me atragantó la tarde al cruzarme con el trasluz de tu mirada. Me acuerdo de haber soportado con calor y estupor el lento desplome de aquella charla.
Me acuerdo de los besos protocolarios, que nunca saben a nada.
Me acuerdo de que la vida era un arrebol de angustias.
Me acuerdo de las pesadillas anónimas de las tres de la mañana.
Me acuerdo de que había algo que me roía por dentro y que, casi a diario,  me descerrajaba el alma
Me acuerdo de que empezaron a pesarme los fines de semana y de que tenían más razón, ya lo decía Jaime Gil, los días laborables.
Me acuerdo de que llegaron las vacaciones en la isla.
Me acuerdo de que un día a la vuelta de un viaje en avión, me pareció que me esperabas en la zona de llegadas.
Me acuerdo de aquel bar y su cristalera soleada, un té blanco y un café con leche.
Me acuerdo de los nervios del primer examen que era el primero en el que no me examinaba.
Me acuerdo de una voz animosa y desinteresada, que me habló por teléfono, un sábado santo, en pleno viacrucis, contigo en la distancia.
Me acuerdo de noches en vela, viendo fotografías mientras me pedías, también en la distancia, que no mirara mientras te ponías el pijama.
Me acuerdo de que el Madrid ganó la Liga y la Copa de Europa. Me acuerdo de que se murieron Jeanne Moreau y Sam Shepard. Luego se fueron Juan Goytisolo y Palomo Linares.
Me acuerdo que empecé a sentirme a salvo de la vida.
Me acuerdo que me he esforzado meses en que no se me olvidara nada. 




HUBO ALGO QUE NO FUE COMO DIJERON EN UN LIBRO DE JJ MILLÁS (columna de hoy en La Nueva España)

No Comments »


HUBO ALGO QUE NO FUE COMO DIJERON EN UN LIBRO DE JJ MILLÁS


El pasado día 2-2-2018 el escritor Javier Marías firmó en el El País Semanal un excelente artículo titulado  OJO CON LA BARRA LIBRE, donde daba cuenta de los  excesos surgidos a raíz de las denunciadas efectuadas por varias mujeres que dicen haber sido acosadas por el productor de cine Weinstein.
Escribe Javier Marías: “Ahora el movimiento MeToo y otros han establecido dos pseudoverdades: a) que las mujeres son siempre víctimas; b) que las mujeres nunca mienten. En función de la segunda, cualquier varón acusado es considerado automáticamente culpable. Esta es la mayor perversión imaginable de la justicia. En vez de ser el denunciante quien debía demostrar la culpa del denunciado, era éste quien debía probar su inocencia, lo cual es imposible. De hecho, en esta campaña, se ha prescindido hasta del juicio. Las redes sociales (manipuladas) tal vez sean culpables, pero basta con la acusación, y el consiguiente linchamiento mediático, para que Spacey o Woody Allen o Testino pierdan su trabajo y su honor, para que pasen a ser apestados y se les arruine la vida.”

Tiene mucha razón Javier Marías. La primera consecuencia nefasta de todo esto es que probablemente, las mujeres ciertamente abusadas, no sean capaces de dar la cara para exigir justicia porque una vez que se da crédito a las víctimas por el hecho de decir que son tales, solo se abre el camino a ajustes de cuentas, venganzas, linchamientos, etc. Nada que ver con la Justicia desde donde se ha sabido siempre que las mujeres mienten tanto como los hombres.

El artículo de Javier Marías es excelente y muy difícil de cuestionar. Algunos admiradores lo han calificado de “valiente”. Aquí tengo yo más dudas. Escribir ahora sobre el fenómeno “Me too” está de moda como lo estuvo el “Síndrome de la Falsa Memoria”, que descubrió Elizabeth Loftus y que encubría miles de incestos entre padre e hijas según contaban las hijas en psicoanálisis y que llevó a cientos de padres a prisión por delitos cometidos sin mas prueba que la palabra de sus hijas contra ellos  o las “Mentiras Blancas”, que acuñó Arcadi Espada en su libro “Raval” para referirse a las mentiras que cuentan los niños presuntamente abusados en los peritajes en los tribunales por temor, por obtener ventajas o por varios motivos más.









Según iba leyendo el artículo de Marías recordaba un caso que dio mucho que hablar en España hace 14 años: el affaire entre la concejal Nevenka Fernández y el alcalde de Ponferrada, Ismael Alvarez, que sirvió a un escritor tan poco sospechoso de objetividad como Juanjo Millás para escribir su libro “Hay algo que no es como dicen” (2004) donde respaldaba paso a paso, beso a beso, la versión de la popular Kenka que consiguió sentar a su expareja sentimental, el alcalde, en el banquillo y que fuese condenado por “acoso sexual” cargo, que tras apelación fue cambiado por “acoso”.
El tema fue el de casi siempre. Una pareja se rompe. Ella quiere irse, él no quiere que se vaya… Ambos pasan una noche dura y larga en un hotel de la estepa castellana, el alcalde que para demostrar que la quiere hasta el alma mientras ella llora, tiene el buen gusto de hacerse una masturbación “In situ “ ante ella  y esas cosas que tanto gustaban a revistas como el Lib o el Penthouse. Vueltos a Ponferrada, el alcalde quiere seguir, ella no, hasta que ella se cansa y le denuncia, casualmente a una concejal del PSOE que pasaba por allí. Charo Velasco, la concejal, escucha el testimonio de Kenka y pone la maquinaria judicial en juego. Es alucinante el cientifismo que practican en temas tan delicados la concejal Velasco y Millás. Escribe Millás: “Me dice Charo Velasco: la he visto y tiene cara de violada…” Bueno, Charo Velasco es pediatra.. algo sabrá de periciales, claro…
La inquina de Millás llegó a concluir que ni los colectivos feministas habían apoyado a Nevenka porque era una  “mujer del PP”. Hay que suponer que buscaron el linchamiento de Álvarez por un motivo similar. Cuando al periodista Millás le preguntaron por su libro, dio una de las respuestas más inauditas que he podido degustar como lector. En un coloquio alguien le preguntó como es que no había ningún testimonio del alcalde, como no había dejado lugar a que el acusado ejerciese su defensa. Millás contestó que su historia era absolutamente subjetiva y que se había inspirado para escribirla en “Relato de un náufrago”, de Gabriel García Márquéz, donde el narrador, pese a estar rodeado por tiburones nunca les preguntó a los escualos la opinión que tenían de él.
Bueno, cuando lo de Nevenka, muy pocos periodistas fueron valientes, muy pocos reivindicaron la presunción de inocencia y la Justicia. Entre ellos no estaba Javier Marías, que ahora sí que se suma, y bienvenido sea, a e este carro que pretende conseguir que el fenómeno “Me Too” no acabe con ese derecho democrático tan básico e importante para la convivencia ciudadana como es la correcta aplicación de la Justicia.