SIN PECADO CONCEBIDOS (hoy en La Nueva España)





Uno de los debates políticos más interesantes del año fue el que mantuvieron el 3 de mayo pasado Emmanuel Macron y Marine Le Pen poco antes de las elecciones que llevaron al Elíseo al dirigente de En Marche! Una secuencia que me llamó la atención fue en la que se enfrentaron a cuenta de la llamada "Gestación Subrogada" (GS), que está prohibida en Francia, pero que es legal en Estados Unidos, India, Grecia, Ucrania, Canadá, etcétera. Le Pen declaró que en "su Francia" seguiría prohibida. Macron, que se declaró en contra de la GS, propuso cambios legislativos al respecto. Por ejemplo, involucrar a Francia en la lucha contra las agencias que especulan con estas actividades. Pero Macron anunció otra medida más importante: que concedería la ciudadanía francesa a todos los niños nacidos "subrogados". Esto a Le Pen le pareció que conduciría a la creación de empresas dedicadas a la fabricación de "subrogados" en los países pobres del mundo y que su proyecto de encarecer la ciudadanía francesa se venía abajo. Tronaba Marine, tronaba... 

En Francia, como bien sabemos porque los que perdieron con estrépito nos lo han explicado, las elecciones las perdió la "facha" y las ganó el "banquero". 
Bueno, pues el anuncio hecho por Macron sobre la GS no es moco de pavo y ha desencadenado una secuencia de interesantes hechos. Veamos. 
En España el partido Ciudadanos anunció en febrero que iba a llevar al Congreso una propuesta de debate sobre la regulación de la GS. "No podemos mirar hacia otro lado ante esta dramática situación", dijo su portavoz, la bella Inés Arrimadas. La situación es que a España llegan al año más de 1.000 niños procedentes de la GS realizada en otros países ya que aquí está prohibida. Y son niños que o bien se quedan con la nacionalidad del país de origen o bien entran en los canales destinados a las adopciones internacionales, "puerta falsa" para no dejarles en un limbo sin patria ni padres regularizados. Los padres suelen gastar unos 90.000 euros en los trámites. 
El anuncio de Ciudadanos en el Congreso provocó un maremoto similar al del capitán Renault entrando en el café de Rick de Casablanca para cerrarlo tras descubrir "con vergüenza" que allí se jugaba. El periodista Emilio de Benito describió así el episodio: "La propuesta obligó a los grupos a posicionarse. O mejor dicho, mostró que ninguno tenía una postura clara". Las discrepancias alcanzaron a grupos habitualmente cohesionados como las feministas o el LGTBI (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales). 
El día 19 de mayo pasado, el Comité de Bioética de España, un órgano asesor del Ministerio de Sanidad que forman doce expertos (juristas, médicos, filósofos o científicos) propuestos por las CC AA, publicó un informe de 92 páginas donde se declara totalmente contrario a la GS en cualquiera de sus modalidades. Y adopta esta decisión para evitar, así se dice, la mercantilización del cuerpo de la mujer inherente al proceso de GS. 
Y ya tenemos la polémica servida. Poco antes el Grupo de Ética y Buenas Prácticas de la Sociedad Española de Fertilidad había publicado otro extenso documento abogando por una regularización de la GS para evitar que los beneficios económicos fuesen el "primum movens" del proceso. 
El asunto GS es muy delicado. Los pros y contras son trascendentes y con grandes repercusiones para muchos menores y sus familiares. Y para las madres realmente gestantes. A este respecto, léase el reportaje que publicó Yaiza Santos hace unas semanas en "El País Semanal" sobre ese basural en México. En los márgenes, como casi siempre, crecen los argumentos extremos. Desde el desprecio hacia la condición humana de las madres de alquiler que exhiben muchas parejas contratantes hasta el argumentario de ciertas portavoces opuestas a la GS porque el cuerpo de la mujer se "cosifica" y se transforma en una "vasija"; gentes que, por otro lado, no ven cosificación alguna en la donación de óvulos o para quienes la donación de semen es equiparable a la de Oil of Ulay. Asoman en los márgenes, en fin, la larga sombra de las sotanas laicas en amable danza con la curia romana y el maligno narcisismo de quienes siguen convencidos de que la Revolución socialista no fue posible porque no la dirigieron ellos. 
Ante el debate en el Congreso los políticos parecen bloqueados ante un debate de valores. Y no tienen la culpa de todo este desastre porque la ocupación de los políticos no debe ser discutir sobre hechos, valores o deberes, sino sobre intereses. Cualquier debate social que involucre una deliberación ética, sobre valores, ha de recaer en los intelectuales. Si éstos fracasan en aportar soluciones o es que son incompetentes o es que se han pasado al debate de los políticos, o sea, al pragmatismo de los intereses. O sea, que han corrompido su oficio y con ello están obligando al tejido social a construir la convivencia empezando la casa por el tejado. 
De todo esto da detallada cuenta el profesor Diego Gracia Guillén en el número de junio de 2015 de los "Cuadernos de Bioética de la Complutense" en un magistral artículo dirigido a un discípulo suyo, actualmente muy alto cargo de un partido político, y titulado "Carta a un amigo". Su antiguo discípulo le pregunta la posibilidad de incorporar la deliberación moral a la toma de decisiones políticas. La respuesta del profesor Gracia es magistral: "Todos los problemas de la ética, de las discusiones sobre valores y hechos y deberes vienen de la invasión que ha sufrido por la política y la única posibilidad de arreglo es mantener ambos campos lo más alejados posible". La deliberación moral, sostiene Gracia, busca tomar decisiones sobre las que sustentar leyes eludiendo intereses particulares, pero en ausencia de asambleas y votaciones. El debate político es un puro juego de intereses en el que, por cierto, es obligatorio votar. 
Los movimientos que los políticos han hecho cara al debate planteado por Ciudadanos han sido cosa de broma. Ayer, muy levemente, el PSOE anunció que su freno rotundo a la GS era ya historia. Que se den prisa en actualizarse. Unos cuantos miles de pobres infelices esperan que políticos e intelectuales españoles hagan ¡por fin! su trabajo.

This entry was posted on domingo, 18 de junio de 2017. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response.

12 Responses to “SIN PECADO CONCEBIDOS (hoy en La Nueva España)”

  1. Mi agradecimientos a AE, por el título y su magisterio al respecto. A Yaiza Santos y a Begoña Rivas que recorrieron la miseria de Tabasco para hablar con las mujeres de las que nadie habla y me lo contaron. A Y., que en una reciente madrugada me enseñó la trastienda de esta historia tan putrefacta y que es lista y bella sin esforzarse. Y a esa luz interior que me acompaña que me dio el impulso diciendo que esto es duro pero adelante.

    ResponderEliminar
  2. Interesante porque nos toca de cerca. Está siendo una "revolución" familiar. Donde,por cierto, lo aceptan mejor ancianas de más de 80 años que cuarentones abanderados de "la verdad". Mecanikong todo lo ve e intenta no juzgar.

    ResponderEliminar
  3. Atención a Albert de Paco, que se ha contagiado del Viejo Casale:
    'El cuarto director era un comercial de imanes de nevera que, años atrás, había vendido publicidad de una revista de barrio. Al poco de tomar posesión del cargo, me comunicó que él mismo se haría cargo de las notas de gastronomía. Debutó con la reseña del bar de una amiga al que, según dijo sin inmutarse, “le vendrá bien una ayudita de la prensa”. Tituló la reseña “Algo más que comida”, sólo Dios sabe por qué.'
    http://albertdepaco.blogspot.com/2017/06/tuiteando-el-bulli.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de la escobilla al imán. hilos de esperanza.

      Eliminar
  4. ¡Brillante título! Buen artículo. Ya me mojé.
    Como pongas en Google GS+PSOE los titulares no aclaran la última afirmación que haces, hay que bajar hasta las votaciones...

    ResponderEliminar
  5. El empeño de los más en tener hijos me genera siempre una extraña curiosidad. Debo estar equivocado, seguro, pero no lo entiendo. Y cada vez menos. No puedo hablar, por supuesto. Como no soy padre. Sin embargo, estoy rodeado de padres gilipollas con hijos gilipollas que se pasan la vida haciendo gilipolleces. Yo al menos tengo una gran ventaja, mis gilipolleces no generan damnificados ni incrementan el gasto social, ni obligan a nadie a responsabilizarse de mi irresponsabilidad. El prestigio de la paternidad como medalla inevitable con la que pasar por la vida está sobrevalorado. Si la humanidad debe extinguirse porque ya no hay padres "topomodelo", quizás sea mejor afrontarlo con los ojos bien abiertos. Viendo lo que veo, viendo como viven, viendo como no educan, a veces creo que es más egoísta querer tener hijos que no tenerlos.

    viejo Casale

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ese es mi caso, VC. Pero es que tú yo somos gemelos.

      Eliminar
  6. En el cruce del camino de la Rosquilla, mientras amanecía un martes pesado de junio, el vendedor de escobillas, convertido ya en guiñapo, sin dinero, lejos pero cerca de su casa, sin llaves eso sí, sin teléfono, sin nadie a quién recurrir, optó por la huida. Caminó hasta la playa de Pinedo entre sendas y contenedores, coloreado por la desgracia y el hastío. Pensó en el naufragio. En apenas una semana había dilapidado una vida aceptable de mozo de almacén. Firmó la renuncia, puso sus ahorros en manos de una quimera, lo fió todo a la gloria finita de las escobillas. Ahora, engañado pero sin saberlo, debía reconstruir todos los puentes. ¿Qué puentes? Estaba solo. Sin familia, sin amigos, con una casa a la que no podía entrar porque le habían robado las llaves. Caminó hasta la playa como último recurso. En la playa nudista, en la playa de los perros, en la playa que encuentra las grúas del Puerto a la izquierda, al norte. En esa playa de buques varados y ballenas dormidas repensó su caída. Durante varias semanas fue gorrilla. Con lo que ganaba comía y dormía en una pensión de mala muerte. Pensó que después de todo, tampoco aquello era tan malo. La actualidad dejó de interesarle. De lejos, el novelista con culo de mujer le espiaba. Casmiro Pimpim, el escritorcillo de Nazaret. A los pocos días, el vendedor de escobillas se puso en marcha. Sabía que jamás llegaría a Cullera, pero quería intentarlo. Caminó hasta la parada del bus. Los arrozales flotaban entre las pinadas, el azul era el azul planiano de San Remo y la contorsión del Mediterráneo escenificaba una patria gutural sin nombre. El paisaje chaval, el paisaje. En dos horas no pasó un autobús. Iré a pie, se dijo envalentonado por la brisa y el murmullo. A la altura de El Palmar se desvió. Ya era media tarde.

    viejo Casale

    ResponderEliminar
  7. En el Palmar buscó el bar de Cañamel, el José Bódalo de Cañas y Barro. Lo encontró sepultado entre cañaverales, rutas de agua, caminos de ida que no sabían volver. El cielo rojizo planeaba sobre la llanura del lago. Neleta estaba tras la barra, vigilada por las severas hermanas del bodeguero. No había nadie más. En lugar de teléfono vio una cabina de internet. Un locutorio en el Palmar es algo que ni Blasco Ibáñez hubiera imaginado. Se conectó a su cuenta de correo. Nada, nadie. Ni un solo mail. Recorrió sus blogs de referencia. Nadie le echaba de menos. Buscó la empresa de escobillas y comprendió que le habían engañado. Todavía en ese instante tuvo un segundo para Mustafín, el niño del huevo Kinder. Escribió un mail a una antigua novia. Neleta le dijo que cerrarían en breve. Neleta era Victoria Vera. Cuando ya cerraban apareció Sangonereta con una ristra de morcillas y chorizos. Le propuso internarse en el lago. A media noche hay mujeres desnudas que caminan sobre las aguas, le advirtió. El vendedor de escobillas no tenía nada mejor que hacer. Juntos, vendedor y Sangonereta, subieron a la barca. Percha Tonet, percha. El vendedor de escobillas aceptó ser Tonet. Total. Convertido en Tonet, el vendedor de escobillas contempló el último rayo de sol sobre la laguna de L'Albufera. El rayo verde, sostuvo emocionado. Entonces empezaron a comer. Comieron a dos carrillos. Comieron hasta reventar. Primero murió Sangonereta, en una muerte anunciada y novelada 100 años atrás. Una muerte de mentiras. A las dos de la madrugada, Neleta apareció caminando entre las aguas. Tonet, cariño, ¿eres tú?. Pero Tonet, el vendedor de escobillas, ya era carne de anguilas también. A la misma hora, en las puertas del cielo, Jesucristo y Geppeto repetían una escena parecida. Papá, dijo Jesús, conmovido ante el desconcierto del viejo Carpintero. Pinocho hijo mío, ¿eres tú?

    fin

    viejo Casale

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brillante, Rafa, brillante. Hay que seguir perchando esa Albufera

      Eliminar