El fin de la minería (VIII)

Pasan lentos los días de campaña. Hay ocurrencias a montones. Me gusta la apuesta de Ciudadanos por regenerar la ría de Avilés aunque no acierto a imaginar ese puente móvil que unirá la rula casi con Luanco. Agustín Sánchez, de Ganemos, hace amistades y dice que no le gusta el fútbol. Y así un poco todo, con tranquilidad y buenos alimentos. Veo pasar las ofertas electorales como si estuviese cuidando de la vaca Cordera, jugando en la hierba pero con el temor de que en cualquier momento la suban a un camión ganadero y la deshagan...
Lo cierto es que no recordaba nada tan entretenido desde las autonómicas y locales del año 1995, que fue cuando aquí gobernó el PP porque PSOE e IU no llegaron a un pacto poslectoral. Recuerdo aquellas carreras, aquellos ires y venires de cesantes del PSOE tras 13 años de poder absoluto. La expectación de las gentes por ver la salida de las Consejerías de ciertos personajes. Las presiones sobre IU para que pactase en blanco. Al final, gobernó la derecha que luego se partió en dos principalmente por culpa de Cascos. Yo me fuí de Asturias y cuando volví, al fin de la legislatura, me encontré con el exministro de Fomento medio encamado con Villa, el histórico exlíder exminero. Aquel revolcón que tanta polvareda levantó no había servido para nada. El PSOE volvió al mismo ejercicio sordo del poder y el minero, a las andadas. Y así hasta ahora, 16 años después. Tal vez la mayor impostura de la campaña electoral asturiana sea que el PSOE quiera presentar el caso Villa como un asunto exclusivamente de índole interna, como un problema de casa. Cuando ha sido toda Asturias la que ha sufrido durante décadas el torvo aliento y el férreo control del sindicalista millonario y los socialistas han sido quienes han tolerado y sufragado sus deseos a menudo muy lejanos de las necesidades reales de la mayoría de la sociedad asturiana.



*****

Jorge Bustos entrevista a Nacho Prendes para El Mundo. Creo que Prendes es mejor político que Albert Rivera. Prendes es cervantino y casi siempre tiene un reflejo dorado en sus palabras para los que sufren. Y eso es muy importante frente a alguien que casi nunca baja la mirada. Aparte de esto, a Prendes le pasa como a Ancellotti: se ha criado sólo y muy cerca de la "familia mediterránea", incluso se ha enfrentado a ella y ha sobrevivido. A Rivera, en cambio, le han ido asfaltando las aceras.  Ahí no se aprende nada.
Me quedo con esa imagen imposible que Bustos no debió haber reflejado aunque Prendes se la contara: el asturiano y la Rosa vasca en el chester de Cedaceros. Él yéndose y ella no pidiendo casi nada. Es un imposible kantiano que la rubia no se agitara.

*****

Ayer vimos la última recomendación del amigo BT: El Capital Humano. No se la pierdan. Gran película italiana. Una secuencia me interroga desde la otra cara de la almohada: una bella burguesa bien casada tiene un romance con un leve director de teatro que se enamora de ella.
De repente, la rica adúltera se queda en la ruina y abandona al paria. Cuando se lo cuenta, él le quita importancia y pretende seguir con la aventura. Pero ella está resuelta y se larga. El pobre escritor enamorado la persigue diciéndole: "!No puedes dejarme ahora¡ ¡Desde que te conozco, gracias a tu mirada, he escrito 180 páginas de mi novela!¡¡¡"


******

La banalidad del mal. Sigo sin creerme que Eichmann pueda surgir del barro o de la nada. En cambio, me preocupa la capacidad de hacer daño de quienes quieren quedar bien con todos, de quienes nunca asumen la responsabilidad sobre nada. Y de quienes usan la debilidad, la inocencia y la lágrima con fortaleza descarnada. Pueden ser muy canallas.

This entry was posted on miércoles, 13 de mayo de 2015. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response.

35 Responses to “El fin de la minería (VIII)”

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. A Rivera lo encuentro un poco blando. Seamos claros, a los nacidos antes del “advenimiento” hay que inhabilitarlos para votar. No solo para votar, hay que prohibirles opinar; qué nos puede interesar lo que diga un neandertal nacido en el 65, el 55, el 45, o incluso antes. ¿Para qué sirve realmente el voto de un picha floja?
    Y ya puestos, habría que ir considerando el suprimir las pensiones a partir de los setenta años. Los datos son los datos: 115.000.000 de euros anuales en pensiones, ¡una fortuna! Qué vidorra nos podríamos dar con toda esa pasta; la solución de todos nuestros problemas. Lo tiene fácil el pulcro Rivera: darle a los mayores de setenta años el mismo tratamiento que tiene dispuesto en su programa para los inmigrantes sin papeles; se les quita la ciudadanía, y como no tienen trabajo, hala, prestaciones sanitarias mínimas. Y si algún vejestorio quiere más prestaciones, lo tiene fácil: que se busque un trabajo.

    ResponderEliminar
  3. En el pueblín reina la confusión.
    Ganemos [Avilés] en común, Somos Avilés, Partido Comunista de los Pueblos de España, Izquierda Unida.
    Estos son los 4 partidos a la izquierda del PSOE que se presentan al ayuntamiento. Hasta hace unos días yo creía que se presentaba Equo porque tienen carteles de publicidad por la calle pero hoy me entero que Equo se corresponde con Ganemos. Podemos se presenta a la autonomía, pero no al ayuntamiento.
    ¿Cuáles son las diferencias en el programa de estas opciones de izquierdas?
    ¿No es peligroso dividirse tanto?

    ch

    ResponderEliminar
  4. En el Bajo Nalón el único intruso a PP, PSOE e IU es el señor preconstitucional de Foro.

    ResponderEliminar
  5. Rivera tiene razón, Ártabro. Los de mi generación y anteriores llevan toda la vida en política. Ya han robado lo suficiente.

    Ahí está la candidata a la alcaldía avilesina por el PSOE: en el pesebre desde que tengo memoria. 25, 30 años?

    En vez irse a su casa o al asilo los mandamos a morirse al Senado.


    ResponderEliminar
  6. Yo, ya les digo, votaré a Gaspar. No a IU. Es el único que no pierde los nervios, que no ha tirado por el populismo podémico y que no cree en el mundo mágico.
    Su rechazo de la homeopatía significa mucho. Es una decantación de principios muy respetable. Y su recuperación del conocimiento y del esfuerzo, un acierto.

    Ya lo decía Cunqueiro: "Cuando de viejo Gaspar vuelva a Salinas..."

    ResponderEliminar
  7. Y ahora que ya he dejado CTXT puedo decirles que El Coletas ni la mica.

    ResponderEliminar
  8. Yo gaspariana también.
    Mecanikong

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. ¿Y por qué no con las dos?

      Eliminar
    2. No lo sé, hay gente mala.

      Eliminar
  10. En las europeas vote UPyD.
    En estas votaré a Gaspar LLamazares para presidente de Asturias y a Ganemos para la alcaldía.
    No está mal viniendo del PP.
    ch

    ResponderEliminar
  11. Este país necesita ser puesto urgentemente en manos de los psiquiatras. Casi cuarenta años padeciendo un trastorno bipolar y ahora, en unos días, vamos a mudar el diagnóstico a trastorno de personalidad múltiple. No tenemos remedio, ¿o sí?

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Sigo en mis trece: es igualico de visto, repetitivo, falto, falso, haciéndonos creer que les importa algo de lo que dicen cuando lo que les importa es estar en el candelabro, etc, etc como el Sálvame de Luxe.
    No digo cual es el programa al que me recuerdan los votantes porque no quiero ofender, que sé que por aquí hay votantes.
    ¡Y qué decir de lo del "Jefe" el día 15 a las 0,46!
    No, Ártabro.

    ResponderEliminar
  14. Pues en Madrid lo ünico sensato es votar a los del coletas, frente a una candidata que exuda corrupción por los cuatro costados y una falsa progre (las del PP), unos que no sé de dònde han salido (Ciudadanos), un insensato, que solo promete disparates y un plasta al que no le he oïdo hasta ahora ni una propuesta, más que su amor por el diålogo (como su hermano)... Que no, que no necesitamos diálogo en Madrid, sino echar a los sinvergüenzas, coño!
    Y la Transición, pues eso, una mierda y una estafa.
    P.

    ResponderEliminar
  15. No entiendo como se puede confiar en PI.
    Presentó un programa para ganar con los radicales y ahora presenta otro para socialdemócratas.
    Tiene una vocación clara: convertirse en un político de raza. Y vivir de ello.

    ResponderEliminar
  16. Cuando alguien cree que está hecho de otra pasta... Malo.

    ResponderEliminar
  17. Yo, lo que no entiendo, es cómo se puede confiar en Albert Rivera. Ahora juega a centro izquierdista o incluso socialdemócrata cuando en Europa se sientan en el Grupo Liberal, con El PNV ¡y Convergencia Democrática de Cataluña, nada menos! Ahí es nada. El enemigo en España es aliado en Europa. Sorprendente. Aliados en el amor al liberalismo económico y en los recortes a los inmigrantes, entre ellos los relativos a la salud. Por otra parte, no me extraña, viniendo de donde viene Rivera, el PP.
    P.

    ResponderEliminar
  18. Eso sí que es estar hecho de la pasta de político de raza. Tengo unos principios, y si no le sirven, tengo otros.
    No hay más que ver lo que están haciendo en Andalucia: esperar al día siguiente de las elecciones municipales y autonómicas para colarse en el gobierno andaluz.
    P.

    ResponderEliminar
  19. Lo que yo les digo: el más normal ye Gaspar Llamazares.

    ResponderEliminar
  20. Yo ahora estoy muy indeciso, cada día que pasa cambio.
    #Tuit serio.

    ch

    ResponderEliminar
  21. yo voto a Compromís. Pais valencià ja!!

    BT

    ResponderEliminar
  22. yo entiendo al escritor de la peli. Desde que conocí a Milena me pasa algo parecido. Hasta creo que en breve tendré novela lista.

    BT

    ResponderEliminar
  23. Ya le vale a Espada, no sólo publica entero el artículo de otro, sino que encima no es capaz de traducirlo. Y le pagarán por eso...
    P.

    ResponderEliminar
  24. Id a:
    http://es.scribd.com/doc/265974702/Manifiesto-Final-Precariedad-Laboral-Sanitaria-Version-Final-2015#scribd

    y adheriros al manifiesto.

    ch

    ResponderEliminar
  25. Joder, a mí por esto no me pagan.
    ----
    Este domingo me pondré la camisa buena y me iré tranquilo a votar por las viejas calles de mi barrio viejo. Llevo el voto en la cabeza. Esta vez sí. Mi voto útil e inútil. Mi voto visceral. Mi voto participativo. Mi voto decidido, pensado y no secreto. Mi voto que viene del asco y de las dunas de que aún algo es posible porque mucho de lo malo fue salvajemente cierto. Llevo más extraño el ánimo que las papeletas. Viaja conmigo la memoria reciente de los últimos años, los gestos lesivos de esa política fea que oculta su crimen con malas promesas y bulos de tonto.
    Alguna vez he dicho que amo este país, pero no consigo que me guste. Y la culpa es también de esos que han hecho de la campaña electoral el matasuegras de una broma infinita, de una vulgaridad sin tregua, de una delincuencia instituida como norma y que te obligan a tragar porque la impunidad de los chanchullos siempre está de su parte. Los que han degradado la democracia a un juego de prendas y no van a cambiar, pues el hombre no ha cambiado desde el hombre y cuando adquiere un vicio con arreglo a su ambición no hay dios que detenga ese galope.
    Iré a votar quizá temprano, luciendo la intención de votar y quizá trasparentando el voto por cumplir con esa claridad que tantos de ellos olvidaron. Ante su penumbra estamos obligados a ser nítidos una vez siquiera. Que al trasluz nos vean el desengaño. Más que una venganza (concepto malo) se trata de un derecho. Ahora ya estamos en disposición de decir que las dos derechas de España (el PSOE de ahora y el PP de siempre) han instaurado una forma de dudar entre dos mentiras. Entiendo por eso a los indecisos.
    Sabemos que debajo de las grandes siglas existe una tribu de sisleros que se lo han llevado crudo. Y una banda aún más descarada que les da amparo y aún cobijo en las bodegas de los partidos. Es un pasote a lo que estamos asistiendo. Es hora de decirlo con las manos en la urna, pues estamos ya cansados y se nos pasó el efecto del susto. Es demasiada la mierda que nos han dejado. Es sí que es nuestra herencia recibida. De unos y de otros. La degeneración sin pan. El hospital público convertido en casino turbio de unos pocos. Las enfermeras renovando contratos por semana. El paro al 25. El rescate lujurioso de las cajas y los bancos. La Educación devastada. Familias con trabajo y rozando a la vez el umbral de la pobreza. Los sueldos de 600. Los viejos sin receta. Los jóvenes meados. La ciencia mendicante. Las Pymes desecadas. Y el tal Blesa de flaneur por la calle. Y el tal Rodrigo Rato disculpado. ¿El golfo nace o se hace?

    El domingo iré con el sobre abierto mostrando por delante mi pulgar feo. Ha irrumpido gente nueva en la política que los tienen seriamente acollonados. Unos parecen surgidos al natural y otros los hijos de un necesario artificio. Pero vale. Ellos pueden ser, a medio plazo, la píldora del sí. El «tú ya no me tangas del mismo modo». Al fin corren peligro los responsables de esos últimos gobiernos demagógicos que fingen cuanto pueden por rebañar sin vergüenza un voto. Y yo me alegro. (Ya lo advirtió la poeta Ida Vitale: «Cuidado:/ no se pierde sin castigo el pasado»). El domingo no olviden que es más siniestro el riesgo que asumen, por su orgía imparable, tantos de ustedes. O muchos de nosotros.

    @Antoniolucas75 El Mundo

    ResponderEliminar
  26. en apenas 3 semanas estaré en Asturias. Mi última vez fue en 1989. Una mañana me encontré con Peces Barba paseando por Ribadesella.Mi padre ya estaba enfermo. Fuimos a un bar y pedimos tortilla de patatas. Me la comí yo solo y la mujer dijo, tiene hambre este rapaz.
    A la salida vi la pegatina que lo resume todo "Asturies en pelotines que guapina yes". Va a ser raro volver.

    BT

    ResponderEliminar