Diez años después

La historia de la España moderna comenzó el 11 de Marzo de 2004 tras una cadena de explosiones en los trenes que recorren la periferia de Madrid. Y tras 191 muertos. Llevamos diez años intentando acercar los márgenes de la herida que entonces se abrió entre los españoles. 

Cuando todo esto se acabe y casi nadie nos recuerde, cuando el viejo Simbad vuelva a las islas, algún periodista vendrá a esta tierra, se mesará los cabellos y escribirá sobre el drama que se inició a escasos kilómetros de esta playa.



This entry was posted on martes, 11 de marzo de 2014. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response.

89 Responses to “Diez años después”

  1. Alguna vez me he calzado las botas y he ido a mina Conchita. Muy triste todo.
    ch

    ResponderEliminar
  2. Algún día tengo que ir allí. Yo he estado enfrente pero nunca me he atrevido a entrar: ni en el Elio, ni en el Horóscopo, ni en la cabina desde la que Tras llamaba a Manolón....No me atrevo...

    ResponderEliminar
  3. Mina Conchita, la comisaría del quirinal, esa cabina, la urbanización donde vivía Trashorras... son como la plaza Dealey, como el museo del sexto piso. Tenemos que volver a visitarlo. Repito, muy triste todo.
    ---
    Ayer también ví "El Intermedio". Tras oir la entrevista al inspector de la comisaría de la mochila uno se siente engañado por FJL (cosa que ya sabía) y más por Pedro J.

    ch

    ResponderEliminar
  4. De aquellos días recuerdo muchas cosas pero, ahora, me veo camino de la mesa a votar sin saber qué coño tenía ganas de meter en el sobre; desde luego una papeleta no, más bien ese lazo negro y ... no solo por los muertos.

    ResponderEliminar
  5. Se movía la dinamita como si nada.
    De qué servía tanto confidente, tanto policía corrupto. Y Carmencita Toro que parecía para algunos la reencarnación del mal. La vi luego tras la barra del Elio. Insignificante.
    Creo que no fui a votar. Si les digo la verdad, ni me acuerdo. No puedo con los especiales 11M, ni de tele ni de radio. Me dan mucha pena.

    ResponderEliminar
  6. Yo del 11-M recuerdo al pobre Martínez corriendo por la Gran Vía Fernando el Católico porque un borrachín le quería dar de hostias. Era un día luminoso y falleril. Me tocó bajar de la vespa y apaciguar al notas. Había gente frente a los televisores como cuando éramos un país que televisaba un solo partido a la semana. Yo siempre he querido ser como Martínez. Un modesto empleado de comercio con más de 5 quinquenios de antiguedad. Hace un año y medio se jubiló. He cogido su testigo. Ya sólo me falta que alguien me corra a hostias gran vía abajo. Cuando llegue ese día seré leyenda.

    BT

    ResponderEliminar
  7. Meca, no he visto ninguno, no he leído ni un solo artículo del 11M, ... No puedo. Yo viví aquello, lo vi y me mantuve "informado" esos malditos días. Suficiente.

    ResponderEliminar
  8. Y Carmencita Toro que parecía para algunos la reencarnación del mal. La vi luego tras la barra del Elio. Insignificante.



    En este blog se dicen cosas muy importantes.

    ResponderEliminar
  9. Yo nunca ví a nadie. Ni de cerca ni de lejos. Lo mejor, la cabina, ya digo.

    ResponderEliminar
  10. Visto. ¿Tengo un poco de tiempo? Salgo para San Sebastián en cero segundos y vuelvo mañana de noche.

    ResponderEliminar
  11. Sarapo, no estés tan seguro. También yo lo creía y resulta q lo tuve de compañero en el gimnasio.

    M.A.

    ResponderEliminar
  12. Ayer dijeron en la radio que la mujer del comisario se había suicidado. No lo sabía.

    ResponderEliminar
  13. Con Toro pasa lo mismo que con las bambas. Nadie que la conozca la llamaría Carmencita, ni Carmen siquiera. Es María. Simplemente.

    ResponderEliminar
  14. Durante unas semanas pensé que lafoca era una policía nacional de Avilés destinada en Valencia a la que conocí en el verano de 1998.

    BT

    ResponderEliminar
  15. Tremendo pensamiento. Aunque no sé si acertado.

    ResponderEliminar
  16. Yo comí dos o tres veces en el restaurante árabe de la calle Tribulete en el que comían a diario los terroristas. La verdad es que la harira estaba buenísima y el tajin de cordero rico, rico. Enfrente estaba el locutorio donde trucaron los móviles. No servían cerveza. Mucha barba larga y callo en la frente.
    P.

    ResponderEliminar
  17. Hablaban ustedes ahí arriba de historias que no se olvidan, pasajes grabados a hierro en la memoria. Ya saben, esas cosas… los aviones contra las torres, la caída de El muro, Tejero entrando en El Congreso, la historia de amor y sexo entre lafoca y BT contada por la primera... El reggaeton retumbando de fondo, lafoca y BT entregados a los prolegómenos del perreo, que es la forma un tanto porno en que se baila esa cosa. Mientras, la sangre golpeando las sienes, como si todos nosotros, los miembros del blog, tuviésemos la culpa de algo por ser testigos involuntarios de aquello. Nunca olvidaré ese día.

    ¡Cómo me ponen los dos!

    M.A.

    ResponderEliminar
  18. El Viejo Casale tiene un tórrido romance con una policía nacional de Avilés. VC es un joven anxaneta valenciano que acostumbra a cepillarse a sus conquistas en el Hotel Inglés, en una habitación con vistas al Carmen. LF, la policía nacional, es una mujer alta, atlética, que luce una larga coleta que durante el servicio recoge con la gorra de plato. Se fue de Asturias porque un amor le destrozó el corazón y su padre le rompió la cara. Lucha constantemente contra sentimientos de vacío, de culpabilidad que la torturan de la noche a la mañana. La llegada a su lado del joven valenciano con su desbordante alegría ha conseguido que los últimos días, sin que sepa muy bien porqué, vuelva a pensar que la felicidad no es un cuento y que también ella puede disfrutar de la vida.

    ResponderEliminar
  19. Así podría empezar la novela... Pero que levante la mano el varón que no haya fantaseado nunca nunca tener una historia de amor con LF

    ResponderEliminar
  20. Hay horas en que es imprudente estar de pie y más aún escribir siendo un hombre de bien. Las 5:35 y las 5:40 son dos de ellas.

    ResponderEliminar
  21. Nunca hubo tórrido romance. Conviene decirlo. Sólo un par de citas.

    BT

    ResponderEliminar
  22. Nunca he dormido en el Hotel Inglés. Sólo he cagado. El Hotel Inglés no tiene vistas al Carmen.

    BT

    ResponderEliminar
  23. El joven valenciano nunca ha sentido alegría desbordante por nada. Es más, detesta a los entusiastas y a los simpaticos.
    Fin de la novela.

    BT

    ResponderEliminar
  24. Ya ni es joven y hasta duda de su valencianía. Entre paseos por La Malvarrosa y la Ría de Avilés ambos intercambian correos; ella le escribe en kana; él le contesta en kan. Y así, en dos lenguajes que solo entienden Dios y ellos van construyendo esa novela moderna, hecha de breves apuntes, relatos, noticias, reflexiones. Fragmentos de la vida que nos invitan a conocer otros lugares y otros tiempos. Una y otra vez vuelven a aquellos lugares. Pero lafoca y BT saben que no volverán a aquellos días.

    ResponderEliminar
  25. Saben que esos días no volverán. Por eso el hombre melancólico y la mujer policía buscan la compañía de una foca. A ver si un trío entre mamíferos les devuelve a aquellos días de calor.

    Uy, no. Esto ye pasase.

    ResponderEliminar

  26. あ ア か カ さ サ た タ な ナ は ハ ま マ や ヤ ら ラ わ ワ
    い イ き キ し シ ち チ に ニ ひ ヒ み ミ り リ ゐ ヰ
    う ウ く ク す ス つ ツ ぬ ヌ ふ フ む ム ゆ ユ る ル
    え エ け ケ せ セ て テ ね ネ へ ヘ め メ れ レ ゑ ヱ
    ん ン

    ResponderEliminar
  27. Ya tenemos el principio, el final y el idioma. Dejamos el bestialismo por si aparece la rutina en la pareja... pero de momento, no parece que sea así...

    ResponderEliminar
  28. El Hotel Inglés solo usa como WC y no da al Carmen. Nada coincide con la realidad. La ficción está servida.

    ResponderEliminar
  29. El anxaneta es un gran lector de novelas. Mientras la joven policía se dedica a machacar su cuerpo en el gimnasio y en clases de artes marciales, el joven sangonereta se pule en el salón del público de la fnac las novelas de anagrama de una a una o de cuatro en cuatro. Luego, al salir del trabajo ella le va a buscar en su coche, un Qasqai negro de gran cilindrada, a uno de los polígonos del extrarradio de la ciudad donde nuestro héroe trabaja diseñando páginas en una empresa de informática. Los obreros que trabajan en la gran cantidad de edificios de alrededor corean de forma entusiasmada los cálidos encuentros de la pareja...Cada día laborable...al caer la tarde...

    ResponderEliminar
  30. (lo que no sé es cuando hacer aparecer a Cat, a Terre y a Loiayirga)

    ResponderEliminar
  31. Estoy hasta las narices de ventanas de publicidad emergente, de publicidad en forma de doble subrayado verde y cosas parecidas. Internet y los pC son una mierda.
    ch

    ResponderEliminar
  32. Cuando le doy a comentarios de este blog aparece un anuncio de vube o no sé que hostias.
    ch

    ResponderEliminar
  33. Aparece el papa Francisco y Yoko Ono con un sombrero.
    ch

    ResponderEliminar
  34. Y ahora no va la tecla de retroceso en el google chrome. La mierda.
    ch

    ResponderEliminar
  35. Saviano y Évole. El comer y el mirar.

    ResponderEliminar
  36. Lo de Évole no es periodismo lo mismo que lo de Truebita no puede llamarse progresismo ni izquierdismo. Tampoco es periodismo lo de FJL sino paranoia.

    ResponderEliminar
  37. ¡que malo es el TheoSarapo como ficcionista! menos mal que se hizo psiquiatra. La policia era mucha mujer para mi. Me hubiera llevado más recto que un palo. Me acojoné.

    BT

    ResponderEliminar
  38. Meta AdBlock, ch. ¡Mano de santo! No me ha vuelto a salir una ventana.

    ResponderEliminar
  39. Mi primer amor fue Marni. Aquellos ojos azules y se cabeza ladeada. Su pepito en Contreras fue el clímax. Seguimos con otro amor mas bien paterno filial y compartido con Ártabro por Soni. Rayando ya en cierta perversión caí en Meca, lo de las madres jóvenes fue una fijación pasajera, a la que me une un afecto puro y duradero. El amor fou, la locura, la mujer fatal capaz de llevarme a donde quiera es La foca. Lo confieso. Es que me va la marcha. ¡Que fuerza, que genio, que competencia! ¡Y qué culo, lo vi en el blog de chema,... en una posición! Aquello fue definitivo. El clímax, con ella, fue cuando, en opinión del mismo, me engañó con Loia. Policía de Avilés y en tratos con BT, así no hay quien se resista. Paula, contigo pan y cebolla.

    ResponderEliminar
  40. Me descojono con ch. Lo del papa francisco es cosa de Loia.

    ResponderEliminar
  41. Yo trabajaba en aquellos edificios. Valencia era el far west de los encofradores, adorábamos a Zaplana. Si por aquel entonces alguien nos hubiera nombrado a Chirbes habríamos preguntado ¿Y de qué dices que juega? Corría el año 99. Era un día cualquiera, con la gente en sus idas y venidas, un día de esos pegajosos en los que contemplas la llegada de la noche con la esperanza de algo que vaya a ocurrir. Y ocurrió. Vimos aparecer el Qasqai negro con la música estallando por las ventanillas y ya nos preparábamos para batir palmas y cantar y bailar acompañando el meneo del coche. Yo estaba por llevar tambores. De alguna manera, no sé cómo, aquellos dos que vivían solos y a solas bebían, si se ponían, eran uno en estado de gracia. Ha pasado mucho tiempo, desde esta lejanía casi olímpica todo se borra y se confunde, pero aquella noche no fue una más.

    ResponderEliminar
  42. Qué bien que te acuerdes MA¡ El año 99¡ Lo que tenía que pasar en Valencia¡¡¡ Una final de Champions¡¡ Y Zaplana, dices¡¡
    La pareja se lo encontró una noche que el VC decidió decirle a su mujer policía que sin ella ya no entendía el despertar. Era un domingo y VC había conseguido mesa en Casa Roberto. Fue una paella opípara. Mientras comían con tranquilidad vieron entrar a Carboni y a Angloma. VC le suplicó a ella, que no sabía nada de fútbol, que les fotografiase juntos. Una emoción intensa inundó al joven anxaneta. Mas tarde, cuando ya se dejaban el local, vieron salir de un reservado a Zaplana. Le acompañaban cuatro palmeros. Uno de ellos le alisaba el traje y otro, por delante, le iba haciendo de alfombra. VC les miró con desprecio pero no dijo nada. los enamorados salieron del local y fueron a tomar a café a una terraza del Hotel Salinas, en la Malvarrosa...

    ResponderEliminar
  43. Ha dicho "opípara".
    ch

    ResponderEliminar
  44. Con el AdBlock y siguen saliendo cosas!!
    ch

    ResponderEliminar
  45. Sarapo, la última entrega resulta poco creible: VC le suplicó a ella, que no sabía nada de fútbol. Lafoca y "no sabía nada de..." son conceptos incompatibles.

    ResponderEliminar
  46. Anxaneta. Vaya palabro.
    Meca.

    ResponderEliminar
  47. Yo también les he cogido un poco de cariño a todos y todas.

    ¿Es necesario convertir a la foca en policía nacional?

    Meca.

    ResponderEliminar
  48. Estoy terminando Washington Saquare pero al lado de lo que se cuece por aquí ,empieza a parecerme una chuminada.

    ResponderEliminar
  49. Meca, ¿entonces no es policía? A ver si va a resultar que MA tampoco es encofrador...

    ResponderEliminar
  50. Sí, no fue un noche más entre el Fran Sinatra levantino y la policia cañón. Si esto fuera una película dirigida por un director danés chanleriano y residente en Valladolid seria el momentom de hacer un flashback, regresar a aquella noche en que empezó a fraguarse todo, a aquel restaurante donde lafoca se hizo la ignorante y BT, como haríamos cualquieta ante una mujer así, la creyó. Bien, como esto no es una película y Dios no me dotó para los idiomas, hagammos la analepsis y volvamos al restaurante.

    M.A.

    ResponderEliminar
  51. No vuelvo a escribir en el telefon.

    M.A.

    ResponderEliminar
  52. Qué bonitas palabras. Anxaneta, analepsis, hagammos. O a corzos. Encofrador, cazador.

    ResponderEliminar
  53. Y momentom, no se olvide de momentom.

    M.A.

    ResponderEliminar
  54. Momentom y telefon me impactaron menos.

    ResponderEliminar
  55. Ahora dudo. No sé si era de Avilés o de Mieres.

    BT

    ResponderEliminar
  56. Le gustaba mucho Val Kilmer.

    BT

    ResponderEliminar
  57. Detrás de su aspecto de poli seria y macizona se escondía una cachonda que disfrutaba viendo a Val Kilmer en Top Secret y jugando a películas con el anxaneta.

    ResponderEliminar
  58. Se ha muerto Faustino Álvarez.

    M.A.

    ResponderEliminar
  59. Creo que el momento de ser corrido a hostias por la gran vía se aproxima.

    BT

    ResponderEliminar
  60. No aguanto más: Qué hostias es un anxaneta?

    ResponderEliminar
  61. ¿Qué más da Mieres o Avilés? Es como ser del Valencia o del Levante: casi lo mismo.

    ResponderEliminar
  62. Estoy a la mitad del libro de Saviano. Engancha. Veré, si puedo, la entrevista de evolé.

    ResponderEliminar
  63. Estuve en la biblioteca esta tarde. Hay muchas estudiantes jóvenes y guapas pero como a mi me gustan viejas y feas es alli donde mejor me concentro para corregir.

    ResponderEliminar
  64. un anxaneta es el niño que sube más alto en los castillos humanos.

    BT

    ResponderEliminar
  65. Yo entonces tenía una escoter negra y era poco serio llevar a la policia de paquete. Para que se hagan una idea, era del palo V.Martin Berrocal. Bueno, algo Menos jamona. Pero por el estilo.

    BT

    ResponderEliminar
  66. Entre ser del Levante y ser del Valencia la distinción es moral. El granota se atribuye valores que en realidad son ajenos al fútbol. El xoto es amoral. O al menos no pierde el tiempo pensando en que ser de un equipo o de otro le otorgue patente de buena persona. Pero por otro lado, pensar que una militancia tan subnormal como la futbolera te haga mejor es sinónimo de ser doblemente subnormal, o ególatra en grado sumo... o más bien, gilipollas sin remedio. Creo que la policia era madridista. Como todas las personas decentes.

    BT

    ResponderEliminar
  67. Aquella noche en Casa Roberto lo único que BT notó en ella fue un ligero estremecimiento, un pequeño rictus de asco y cierta lejanía anormal al sacar la foto. El significado de aquello le pasó desapercibido. Tampoco es que se le ocurriera pensarlo, eso vino después. En aquellos momentos, mientras se colocaba al lado de Angloma, la distancia que separaba las dos puntas del hilo formado por ellos era enorme. Más tarde creería, no sin cierto estupor, vergüenza, y aterrorizado ante la idea, que lafoca era racista; aquel silencio, aquel removerse inquieta sólo podía darse por ese malestar físico con que el cuerpo castiga el pecado del racismo. Por desgracia, la verdad esencial siempre es peor. Lafoca era madridista. Con el mismo esfuerzo rabioso empleado en mejorar su pompoir aquella belleza avilesina era capaz de dedicar horas de estudio a cualquier minucia colateral de su Madrid. No había mayor experta en la vida religiosa y sexual de su paisana, María Ostiz.

    M.A.

    ResponderEliminar
  68. Una cosa os digo...mejor Safari que Google Chrome.
    ch

    ResponderEliminar
  69. En cuanto casque este PC WindoXP lento me compro el MAC y al Safari. Si los impuestos me dejan, claro. Lo primero es lo primero.

    ResponderEliminar
  70. Muy interesante esta deriva del blog. Gustóme, ho!
    P.

    ResponderEliminar
  71. P. siempre exacto: el blog a la deriva.

    ResponderEliminar
  72. Me muero de la risa con M.A. y su pompoir.

    ResponderEliminar
  73. Quizá lo de Évole no sea periodismo, pero a los familiares de las víctimas del metro de Valencia, por ejemplo, seguro que no les importa demasiado.

    ResponderEliminar
  74. En el curso de preparación al parto lo practicábamos en grupo pero no le llamaban pompoir.

    ResponderEliminar
  75. MA, LaFocaPolicía (Prima de ElPerroPolicía) no era del Madrid. Peor aún, no le gustaba el fútbol.

    ResponderEliminar