La mejor oferta

La mejor oferta. Amor, imposturas, falsificaciones y Patricia Highsmith. En Jotdown.



*****



Cuando te atreves a titular con Mucho más que la mujer más rica has de tener muchas pruebas para sostener adverbios tan potentes. Igual que cuando titulas Odio a raudales, has de de estar refiriéndote a la tragedia de Eipto o Siria y no a las voces de cuarenta desvergonzados.




*****

Boris Izaguirre dice que el soldado Manning pone contra las cuerdas a la Administración  americana con su petición de cambio de sexo. Nada de eso. Una minucia que resolverá cualquier alcaide de cárcel de provincias. Los Estados Unidos temblaron mas el día que Cimino pasó a ser Cimina.









This entry was posted on sábado, 24 de agosto de 2013. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response.

61 Responses to “La mejor oferta”

  1. Mecanikong24 de agosto de 2013 18:00
    En mi humilde opinión, pueden destrozar (o estar de acuerdo) la sanidad pública y los derechos de los trabajadores y encima exigir elegancia y saber estar a todos los afectados. Esto ya es el colmo.
    ....

    Ellos muy elegantes no son. Solo hay que ver la foto de esa tropa, corriendo como cochinos alrededor de Rajoy para salir en la foto de ese grotesco paseo de 800 metros que el presidente perpetró ayer.
    P.

    ResponderEliminar
  2. Si, vamos. La Administración americana está aterrorizada porque Manning ahora en Chelsea. Están que no duermen.
    P.

    ResponderEliminar
  3. Ese enlace no lleva más que a blogger o algo así.

    ResponderEliminar
  4. La ideología es como un sol abrasador.

    Terreiro

    ResponderEliminar
  5. Anoche estaba yo feliz viendo el último drama shakesperiano de 007 cuando sobre las dos de la madrugada y sin previo aviso “saltó” el DVD. Al momento, apareció en pantalla una tal Paloma Zorrita disertando sobre el chollo que era España para los homosexuales. Oigan, ¿esa tipa no es real, verdad? Quiero decir que Paloma Zorrita es un nombre artístico, una actriz contrata en un casting para hacer ese papel, a la manera de Risto Mejide y Simon Cowell, ¿no?

    ResponderEliminar
  6. Si tuviera dinero montaría allí un cine con películas menos comerciales. Ayer en toda Asturias sólo ponían una peli decente, El último concierto, en los cines Centro de Xixón.

    ResponderEliminar
  7. Vista El último concierto? Qué tal?

    ResponderEliminar
  8. El aislamiento asturiano no es una metáfora. Hay demasiadas pérdidas. El chorreón de vida en España que se mueve desde Barcelona a Cádiz. 6000 asturianos fuera en un año. Leyendas urbanas, claro.

    ResponderEliminar
  9. Si con pelis comerciales cierra el Marta, imagina, Meca, con cine de calité. Ni la que vende las palomitas.
    P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero sería el único de Asturias. Yo veo ahí un negocio.

      Eliminar
  10. Pues es una pena. Yo aprovechaba para ponerme al día en blockbusters en los Marta cuando iba a Avilés.
    P.

    ResponderEliminar
  11. En Valladolid sobreviven los Casablanca. Aunque son enanos (es como ver una película en el salón de tu casa) y cada vez les cuesta más poner subtitulado. Pero gracias a ellos se pueden ver muchas películas interesantes como la mejor que he visto este año, la turca Érase una vez en Anatolia.

    Terreiro

    ResponderEliminar
  12. Hace años discutí con mi vecino en Galicia ese asunto de la mentira, la falsificación y las imposturas. A mí me parecía mal. Él insistía en que el asunto no era tan grave y la culpa estaba repartida. Era bueno espabilar a los parvos.

    ResponderEliminar
  13. Y yo que pensaba que Behind the candelabra era un biopic sobre Sofía Mazagatos...
    P.

    ResponderEliminar
  14. El sábado vi "Paraiso: amor" de la trilogía de Ulrich Seidl. Película tremenda.

    BT

    ResponderEliminar
  15. Leyendo a Sarapo sobre la última de Tornatore he recordado a Juanjo Millás escribiendo sobre cualquier bodrio de Almodóvar. Uno los lee y cree que la película es una obra maestra.

    BT

    ResponderEliminar
  16. A mi Millás me produce retortijones. Sólo sabe escribir sobre glándulas, páncreas, y cosas así.
    P.

    ResponderEliminar
  17. BT, me pasa lo que a Boyero, que ya la ha visto 5 veces. Boyero adora La Mejor Oferta.

    ResponderEliminar
  18. La mejor oferta es una bobada.

    ResponderEliminar
  19. Que este ya no es mi mundo lo demuestra que una amiga mía prepara un taller de teatro infantil basado en Caperucita roja y la llaman de una sociedad de amigos del lobo diciendo que por qué no hacen una versión sin que el lobo sea malo y muera al final. Que, de hecho ellos ya tienen una escrita que se titula Caperucita verde.

    Juré hace mucho no volver a ver una de Tornatore. Y cumplo mis promesas

    Terreiro

    ResponderEliminar
  20. La película no sé, el articulo es muy bueno.

    No es mal asunto que a uno le comparen la prosa con la de Millás. He dicho la prosa…

    Monica Anna María Bellucci se separa. Creía en el amor, no en la fidelidad.

    M.A.

    ResponderEliminar
  21. La mejor oferta
    Que este no es mi mundo lo llevo un tiempo padeciendo.
    Que me entere de que un viejo conocido necesitó una colono urgente y le den cita para dentro de cuatro meses cuando sé que en menos de uno la tiene en mi hospital (de la misma área y zona) o le ofrezcan, si lo apuntan en la privada, otra en un mes.
    Se fue a la privada (es de Muface) directamente y a los dos días hecha.

    Que cuando pido a mis pacientes del ambulata una prueba, si es citada en el mostrador, cuando lo pueden citar, se la den para dentro de dos meses sabiendo que quién las hace en mi hospital se está tocando el higo literalmente y me han dicho (es lo que hago) que los mande con el volante allí, sin más, al día siguiente …
    Y así.

    ¿Es incompetencia, desorden, mala gestión, idiotez, enmarañada burocracia ahora on line, deliberada destrucción de lo público como afirman algunos, …? No lo sé. Como dice Sarapo: No entiendo nada. Ni tengo ganas.

    Hemos sido tantas veces y tan seguido engañados que no vamos a salir jamás de parvos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Madrid muchos pacientes se quejan que para esas pruebas les desvían a los hospitales privados o privatizados. Cuando protestan, con determinación, les mandan a su hospital a los dos días. Eso se llama desvío de recursos del sector público al privado. Y es profundamente deshonesto.
      P.

      Eliminar
  22. Boyero ye al cine lo que yo a la medicina. Boyero ye un home que escribe con contundencia pero tampoco ye infalible. Lo mejor de la peli de Tornatore ye el artículo de Sarapo.

    BT

    ResponderEliminar
  23. He fundado la primera sociedad de bable del país valenciano. De momento soy el único socio. ¿conseguiré subvenciones?

    BT

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafaé, te vas a forrar¡¡ Con la de asturianos que hay en Cullera¡

      Eliminar
    2. Ya tengo el nombre:

      "Asturies en Valencia que guapina ye"

      BT

      Eliminar
  24. En este país de mierda un spot del Barça es noticia de telediario.

    ResponderEliminar
  25. Y el rey va al homenaje de un tal Raúl que al parecer tributa en Qatar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tributará donde le paguen, como es lógico.
      P.

      Eliminar
  26. Esta noche hacen la mítica "la ardilla roja". Con diferencia la mejor película de Medem. Un Medem todavía fresco. Excelente Enma Suárez y sus dos apéndices. En el verano de 1993 la vi 3 veces. Hay diálogos que me sé de memoria.

    -mamá, que buena eras.
    -ay, hija mía, tú si que eres buena, vas a sufrir mucho.

    -pues nosotros vivimos en la playa.
    -¿en la playa? ¡que envidia!
    -si, mucha envidia.

    BT

    ResponderEliminar
  27. Creo que voy a escribir un libro en la agenda Moleskine de Torino.
    Lo voy a titular, "Torino y la madre que nos parió". Empieza en Sevilla el 1 de junio de 2013 y acaba en Torino el 14 de mayo de 2014.

    BT

    ResponderEliminar
  28. BT ye un cabronazo.

    Terreiro

    ResponderEliminar
  29. Joder, ultimastardesconlacultu. Esperando a lafoca.

    ResponderEliminar
  30. ¿Era en La ardilla roja donde salía esa absurda escena de unos tocando ese extraño instrumento de troncos en lo alto de un acantilado? Jamás vi nada igual.
    Ahora, como actores Emma Suárez con sus problemas de dicción y Nancho Novo, que hace de sí mismo, no tienen parangón.
    P.

    ResponderEliminar
  31. Libro de estilo del diario que va en globo: Cuando en un texto se mencione la procedencia de varias personas se utilizarán lugares de origen de la misma categoría. Así, si se menciona la nación o la ciudad se hará lo mismo con todas ellos.
    ---
    Ayer leía El País Semanal. En un artículo sobre El celler de can Roca me encontré esto:
    "Entre los jefes de partida hay un neoyorquino, un mexicano, un coreano, un alemán y una catalán."
    El autor es muy hábil, nos coloca a un neoyorquino, para mezclar localidades y países, seguido de varias nacionalidades y remata con un catalán.
    Ya está, son una nación.
    P.S. En mi vida he fumado un solo cigarrillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque se sobreentiende que, siendo catalán, es español.
      P.

      Eliminar
  32. Espero que Catalino diga algo más que Hakuna matata.

    BT

    ResponderEliminar
  33. Proyecto Torino es una novelita lumpen. El diario de un hincha subnormal que se encuentra un domingo en Sevilla, tirado en la terraza del Faro de Triana, asumiendo que su vida es una mierda y que su equipo sólo le da disgustos. Entonces, mientras lee el periódico descubre que la final de la Europa league de 2014 se juega en Torino. Como hablamos de un hincha subnormal, solitario y marginado, empieza a fantasear con ese viaje. Al día siguiente, compra un moleskine de Torino en la calle Sierpes y esboza la primera frase: "El VCF se fundó en el Bar Torino en 1919. 95 años después, el 14 de mayo de 2014, estaremos allí, en nuestra ciudad metafísica. Tampoco es casual que ese mismo día se cumplan 34 años de otra cita histórica, la recopa ganada en Heyssel al Arsenal".

    Nuestro hincha subnormal sale contento y ufano de la librería Beta. Entonces se encuentra con Fran Rivera, el hijo de Paquirri. Como no tiene bastante con nada, saca de su cartera el autógrafo que Paquirri le firmó el 1 de mayo de 1982 y le dice al torero, mira lo que me firmó tu padre. Rivera Ordóñez no dice nada. Basta con ver su cara. Menudo subnormal, piensa sin mirar atrás. Proyecto Torino ya está en marcha.

    BT

    ResponderEliminar
  34. Hakuna matata es lo segundo que se aprende en suajili cuando se va a Kenia. Lo primero es jumbo o jambo, creo, que es hola. El hakuna matata que lo traduzca Torino que para eso recomendó aquí Paraiso: amor. Insistí por msm si recomendaba ver esa tremenda peli.
    -Que sí.
    -Voy.
    -A dónde.
    -A Madrid, a los Golem.
    -Solo?
    -Sí. Sigo adolescente y marginal. Ja ja.
    -Al fútbol, de putas y al cine mejor solo.
    -Cierto, no soporto interrupciones ni comentarios.

    La pelí es bestial. Aviso. Eso sí, tiene unos primeros planos, al principio, que son definitivos, magistrales, exactos de lo que somos … Conste que tengo un ramalazo de humor negro que no tiene nada que envidiar al Torino cafre. Eso, en los autos de choque, y la orquesta del hotel fue lo que más me gustó.
    Allá cada cual si decide ir.

    ResponderEliminar
  35. En ... pongo suficientes. Quito recomendó y pongo habló de.

    ResponderEliminar
  36. Veo El último concierto. Buenos diálogos, grandes interpretaciones y el mejor Beethoven (no sé porque insisten en hacer bandas sonoras todas iguales existiendo Beethoven), y un par de escenas inaceptables. En resumen que está bastante bien.

    ResponderEliminar
  37. Lo de antes lo dice Terreiro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La boyerización de Terreiro.
      Han hecho la misma crítica.

      Eliminar
  38. No leí lo de Boyero, mi salud cardiovascular me lo impide. Pero es que en una película tan interesante las malas escenas cantan (y en este caso esto no es una metáfora)

    Terreiro

    ResponderEliminar
  39. Acabo de verla. Como sabía que alguna escena sobraba según tu criterio he estado atento. Sí que cantan, sí.

    ResponderEliminar
  40. Se separa Clint Eastwood. Pobre hombre. Con 83 años y tener que pasar por tal trance. Quién sabe si habrá un puente de Madison para él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe si habrá un puente de Madison para él.


      Alguna que yo sé se lo hacía con su piel

      Eliminar
  41. Para acabar solo lo mejor es quedarse solo antes.

    BT

    ResponderEliminar
  42. Que digo yo que Fran Rivera Ordoñez me invitara a su boda. A fin de cuentas somos amigos. Por lo del autógrafo de Paquirri.

    BT

    ResponderEliminar
  43. Proyecto Torino avanza: Swansea, Kuban y St Gallen. 2 partidos en Mestalla a las 19.00.

    BT

    ResponderEliminar
  44. Ha muerto Martín Ferrand. 72 años. Por esas extrañas cosas mías siempre lo recordaré presentando El planeta de los simios en la primera edición de Sábado cine. El recuerdo era tan deslumbrante, siempre igual en el espacio y en el tiempo cada vez que salía su nombre o su imagen, que ya dudaba, ya dudo, que fuese cierto.

    Mis condolencias, Ch.

    ResponderEliminar
  45. Ha muerto Martín Ferrand. 72 años. Por esas extrañas cosas mías siempre lo recordaré presentando El planeta de los simios en la primera edición de Sábado cine. El recuerdo era tan deslumbrante, siempre igual en el espacio y en el tiempo cada vez que salía su nombre o su imagen, que ya dudaba, ya dudo, que fuese cierto.

    Mis condolencias, Ch.

    ResponderEliminar
  46. Ha muerto Martín Ferrand. 72 años. Por esas extrañas cosas mías siempre lo recordaré presentando El planeta de los simios en la primera edición de Sábado cine. El recuerdo era tan deslumbrante, siempre igual en el espacio y en el tiempo cada vez que salía su nombre o su imagen, que ya dudaba, ya dudo, que fuese cierto.


    Fue su gran actuación. Fue un gran periodista. De los mejores que he leído.

    ResponderEliminar
  47. ¡Adolf!
    Arcadi Espada. "El Mundo". 31-08-2013.
    El anuncio de un coche. Planos de una aldea. Hay hombres trabajando en el campo. Una vieja hierve patatas. Otro grupo se afana en las tareas de construcción de una casa, albañilería. Se oye un rumor y levantan la cabeza. Un ojo de niño también lo ha oído. Y el que va guiando unos bueyes. Aparece el salpicadero de un coche, el cuentakilómetros. En el centro destaca, encendida, una alarma. Ahora vemos por qué. El coche, que está atravesando la aldea, se encuentra de repente con dos niñas que juegan en mitad de la calle. Pero ha logrado frenar a dos palmos. El triángulo rojo de la alarma vira al verde, y es que la madre se ha llevado a las dos niñas, sanas y salvas, hacia el interior de la casa y la carretera está expedita. En ningún momento se ve al conductor y la impresión es que ha sido la activación de la alarma lo que en verdad ha salvado a las niñas. El coche parece que llega a otro pueblo. Hay en la calle un niño que hace volar su cometa. E inmediatamente una mujer tras la ventana que lo observa con la sonrisa tierna de una madre. Mientras tanto el coche sigue su marcha. El ritmo y el volumen de la música crecen. La narración se reduce a una serie de planos alternos entre coche y niño. Los dos corriendo. De pronto la secuencia binaria se interrumpe. Aparecen, muy rápidos, a la velocidad de lo irreparable, un plano de la madre, otro del frontal del coche, que ahora vemos que es un Mercedes, y otro de Adolf Hitler. Sobre este último plano la música estalla y se convierte en un golpe. Un cuerpo rueda sobre el asfalto. Un ave sale volando, y es un águila, y es nacionalsocialista. Durante unos segundo vacíos se oye solo su chillido. La madre reaparece con la cara desencajada, corriendo hasta el lugar del hecho y gritando: «¡Adolf!» Se deduce que el Mercedes, sin inmutarse, ha seguido su camino. Ya está saliendo del pueblo, que se llama, según el cartel que vemos, Braunau am Inn, municipio austríaco. El fundido en negro da paso a un rótulo: «Detecta los peligros antes de que surjan». Otra vez el grito ¡Adolf!, aún más desgarrado, una promesa de tambores y el plano final: el niño de la cometa sobre el suelo, su cuerpo muerto en forma de esvástica.
    Uf. Joder, yo lo he visto 5 veces para poder describírtelo, pero te juro que la primera vez, en seco y sin contexto, como lo vi yo, emociona de veras. Luego pasas unos segundos comprendiendo la pirueta. El anuncio de un sistema que detecta los peligros si la conciencia humana falla. De ahí que el coche haya frenado a dos palmos de las niñas que saltaban a la cuerda. Pero de ahí también que haya proseguido impertérrito su camino atropellando al niño Adolf Hitler: ninguno de sus contemporáneos vio el peligro. (¡Ah, el grave peligro de los soñadores, colgados de sus cometas!). ¡Sólo vio el peligro la Mercedes!, que liquidó sin contemplaciones al niño. No es extraño que la empresa se haya desvinculado del anuncio, y que a lo largo de toda la escena unos obstinados rótulos nos recuerden que se trata de un trabajo escolar –el talentoso trabajo, dirigido por Tobias Haase, de la escuela de cinematografía de Baden-Württemberg–, y que Mercedes-Benz no ha autorizado.
    Si te tomas unos minutos más la admiración por la sintáctica pirueta empieza a clarear en desasosiego. Naturalmente se trata de una ficción. De una doble ficción. No solo el niño Hitler no murió, sino que no podía de ninguna forma morir, porque según nuestra conocida creencia las cosas sólo pudieron suceder como sucedieron. Pero la ficción no sólo suspende la credulidad emocional, por así decirlo, sino también la del propio razonamiento. Y eso significa que ya estás dentro de ese Mercedes que atraviesa el idílico Braunau am Inn al encuentro del niño Adolf y de su madre. Y que te parece francamente repugnante lo que va a pasar, es decir, que tu coche mate a un niño. Párate un segundo en esto que te digo, de que sea tu coche y tal.

    ResponderEliminar
  48. Es decir. Tú y yo podríamos aceptar una argumentada hipótesis de laboratorio: mejor que muera el niño de la cometa en vez de seis millones de judíos. Eso está muy bien. ¡Quién podría contradecirlo! Pero sucede algo distinto cuando eres tú el que ha de matar al niño; y esa es la turbadora grandeza emocional del cine: ha dejado de ser una hipótesis de laboratorio y tú vas en ese coche: tú eres la alarma y tú decides. Algo similar pasa con el dilema, tan usado, de las agujas del tren. Una cosa es que tú acciones una palanca, desvíes el vagón y en vez de morir cinco personas muera una. Pero otra cosa distinta es que tú tengas que tirar a un gordo desde el puente para que su cuerpo desvíe el tren y se salven las cinco. La diferencia que registra la lengua española entre matar y morir. Y tus propias manos empujando al gordo. Es por esa diferencia verbal y por ese tacto humano que hay muchas más personas que accionarían la palanca de las que echarían al gordo puente abajo.
    Tu Mercedes va a matar a Adolf Hitler. Es un niño. Sí, pero crecerá y construirá Auschwitz. Es un niño, ahí está su madre. Sí, pero si él muere 54.999.999 personas se librarán de la muerte en Europa. Es un niño.
    El anuncio ha traído polémica en Alemania. La trae cualquier intento de lo que llaman humanizar a Hitler, sin tener en cuenta, como nos advierte sagazmente Kahneman que ni siquiera Hitler pudo ser Hitler las 24 horas del día, y que se tomó su tiempo para acariciar criaturas, ser bondadoso con los perros y tal vez jugar con cometas. Pero la polémica se comprende, porque incrustados en esa poderosa ficción, en el asombroso peligro del cine, la sentencia de nuestra naturaleza moral es firme: ni aun sabiendo que será Hitler mataríamos a ese niño.
    Sigue con salud,
    A.

    ResponderEliminar
  49. No funciona el link:

    Ir a youtube y poner "Adolf" o "spot mercedes".

    ResponderEliminar