Tigres de papel

Leo la entrevista con Javier Marias en el ABC cultural. Marías, icono máximo de la cultura patria, y me da que su discurso tiene muy poco que ver con nuestra realidad actual. Muy preocupado por la duración de la crisis, sí, pero con ninguna solución que proponer. Y sus declaraciones parecen bastante discutibles: vivimos contentos de nuestra ignorancia (?), incluso el libro más leído es minoritario (darwinismo social?), etc. No hay novedades acerca de la función de la novela en nuestra época y no hay ni una sola referencia al mundo de la edición digital, al estado en que quedan los derechos de autor a la luz de las nuevas tecnologías, al posible bloqueo que la industria española de la edición en papel está causando en la difusión vía digital, entregando las ventas a mayoristas tipo Amazon que se está forrando desde un sencillo almacén con unos cuantos operarios por toda inversión.
La transformación social que se avecina no tendrá tanto que ver con la forma en que se resuelva la crisis económica sino con el cambio en el repertorio de intereses que está llegando de forma soterrada. ¿Qué interés puede tener para mí Javier Marías si tengo a Schmidt y Cohen, los creadores de Google, que se mueren por explicarme los secretos del mundo digital? Y más aún, ¿qué coño hacemos hablando de Javier Marías como intelectual a seguir cuando probablemente ni siquiera sepa que en estos momentos se está jugando una guerra fría en toda la extensión de la palabra entre los USA y China por el control de la seguridad en Internet? Y que hay un tipo apellidado Lessig, catedrático de Derecho en Harvard, que lleva trabajando ya varios años sobre este tema. A Lawrence Lessig, al interesante y atildado bostoniano Lessig, hay que leerle gracias a Amazon porque las librerías españolas, las que se quejan de que no venden no saben de qué estás hablando si les preguntas por él.




*****

Por desgracia, como sucedió tras la llegada de la imprenta de Gutenberg este nuevo mundo digital no nos librará de novelistas porque no nos librará de mentirosos ni de envidiosos. Al contrario, proliferarán como polillas. Mi sensación personal es una mezcla de expectación gozosa, de sorpresa continua y de miedo ante lo desconocido. Estamos atravesando la segunda transformación mas grande de la historia de Occidente. Y lo estamos viendo, que diría la CNN. Me siento paralizado y perplejo de tanta incertidumbre. Me gustaría estar viviendo en Toronto o Chicago o en la ribera hipster de la Gran Vía madrileña. Por ahí me imagino caminando, Fuencarral arriba, entre tiendas caras, con las manos en los bolsillos, tan ingenuo y excitado como Dustin Hoffman en El graduado. Esperando que la débil presa de papel se rompa y llegue la riada. Y que me pille confesado.







This entry was posted on domingo, 16 de junio de 2013. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response.

24 Responses to “Tigres de papel”

  1. Los coches de choque a 3 €. Yendo al vermouth musical de mediodía en vez de a la verbena sidrera nocturna. O tempora o more.

    ResponderEliminar
  2. Javier Marías, la joven promesa, está apolillado, como su prosa.
    La actitud de las editoriales con respecto a los libros digitales es suicida y, de momento, roza la estafa. Los precios de los libros digitales son un disparate, injustificables. Además estafan también a los autores pagándoles los mismos porcentajes que pagan por un libro de papel, cuando los costes son infinitamente menores. Están reproduciendo los mismos errores que la industria musical, que ya hemos visto cómo ha terminado. No pueden ser más obtusos. Irán cerrando una a una y tipos como Marías se preguntarán qué ha pasado.
    P.

    ResponderEliminar
  3. Están todos muertos. Ya es tarde.

    BT

    ResponderEliminar
  4. Partidazo. Cultural Leonesa - Universidad de Oviedo.

    ResponderEliminar
  5. Foca, no seas bicho.

    Cultural, ganrá¡


    ResponderEliminar



  6. CULTURAL GANARAAAAA¡ RAaaaaaaaaaa¡

    ResponderEliminar



  7. Allí estaremos, como un solo hombre. Una pena no poder estar el 30 en San Gregorio. Ya me lo cuentas

    ResponderEliminar
  8. Mamá, ¿la primera comunión es lo de comer el frixuelo?

    ResponderEliminar
  9. Marías es más antiguo que yo que todavía utilizo la palabra horterada.

    ResponderEliminar
  10. Ya se lo cuento, que allí estaré si el resultado del Reino de León no es exagerado.

    ResponderEliminar
  11. Ahora Mas que nunca

    Hala Unión¡ Hala Unión¡ Hala Unión¡

    ResponderEliminar
  12. La edvla edbaclee del Salamanca es un ejmplo del hundimiento de Castilla León. Aquí salvo Madrid, el coñazo vasco y la lepra farselonesca los demás podemos irnos a tomar por...

    ResponderEliminar
  13. Para cualquiera de los dos. Ni con un 4-0 ni con un 0-4 iría a Oviedo.

    ResponderEliminar
  14. Populacho first class

    Cuando en la inaguración del Ave madrileño/alicantino el PP trata a Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante, como una apestada, debido a unos presuntos problemas con la justicia que no han pasado de la imputación, está poniéndose al nivel del populacho. Y lo peor: disimulando.

    18/6/2013 A. E.

    Estos brokers que juegan a la bolsa de la política y compran cuando está barato y venden cuando está caro.

    Detras de sus ofendidas y pomposas, impacientes moralidades, solo se advierte el calor del foco mediático y la imperiosa necesidad de iluminarse.

    Capitanes de su alma, desde luego. Los primeros que abandonan el barco. Pero gallardos.

    2/2/2013. A. E.

    ===========

    Los brokers eran Eduardo Junquera y David Pasarin-Gegunde, ambos concejales del PP en Gijón y Galdakao. Ojo, en Galdakao, País Vasco, donde por todos es conocido lo barato que se compra una concejalía del PP. El precio puede ser la vida, poca cosa.

    Junquera dimitió como concejal y afiliado popular al hacerse públicos los famosos sobresueldos. En sus propias palabras: "Hechos, que de ser ciertos, y parece que son ciertos puesto que yo creo que han tenido tiempo suficiente para justificarlos y de momento no se han dado las explicaciones oportunas, son hechos que son la magnificación de la desvergüenza, el descaro y el descrédito de la clase política y sobre todo de nuestro partido".

    El Periodismo tourist class trata como apestados a dos hombres rectos. ¿Sabe algo el tourist class de ellos? Nada. Ni le importa. Al Periodista tourist class no le gusta que tomen el camino correcto porque dejan en evidencia a sus amigos, que optan por el sendero fácil: seguir confiando en la bonanza de la mentira en vez de la tormenta de la verdad. Pues bien, que se sepa el Periodismo tourist class no se ha disculpado con el médico gijonés ni con el concejal vasco. Ni se le espera.



    ResponderEliminar
  15. Tiempos difíciles .muy duros, nos está tocando vivir. En pleno día y en Rambla Cataluña un joven turista italiano se muere de un ataque al corazón esperando una ambulancia que no llega. En el metro los carteristas asaltan como ratas a los viajeros.
    En cada esquina , y a la puerta de mercados y centros comerciales, mendigos pidiendo caridad. Esta es la ciudad de Barcelona. Colas de turistas mitómanos a la entrada de la Sagrada familia y en Paseo de Gracia para ver Gaudí. Mientras unos piratas medran a la sombra, un ejército de parias deambula sin trabajo como almas en pena. En el corazón del Eixample calles enteras fantasmas con los comercios cerrados (se traspasa, se alquila)
    Arrastrando carritos llenos de chatarra y hurgando en las basuras, un regimiento de pobres autóctonos y foráneos, todos hijos de esta civilización que se derrumba, de este planeta que deriva hacia la catástrofe.
    En la superficie parece que no pasa nada, todo bulle con apariencia de hormiguero y una mezcla de escepticismo e irritación. Pero en el fondo hay un lastre cada vez más pesado y profundo, con pestilencia a fosa común.
    Tan indigente soy como ellos, aunque tenga un trabajo y un techo. Todo inestable.
    No se puede escapar de esta miseria y decadencia. Solo seguir luchando.Con coraje y esperanza.Aguardando a que aflore la vida bajo el mantillo de putrefacción.

    En fin, al menos el salitre del mar y la luz diáfana de otros días persisten en la memoria.

    Un saludo





    ResponderEliminar
  16. Tiempos difíciles, muy duros, nos está tocando vivir. En pleno día y en Rambla Cataluña un joven turista italiano se muere de un ataque al corazón esperando una ambulancia que no llega. En el metro los carteristas asaltan como ratas a los viajeros.
    En cada esquina , y a la puerta de mercados y centros comerciales, mendigos pidiendo caridad. Esta es la ciudad de Barcelona. Colas de turistas mitómanos a la entrada de la Sagrada familia y en Paseo de Gracia para ver Gaudí. Mientras unos piratas medran a la sombra, un ejército de parias deambula sin trabajo como almas en pena. En el corazón del Eixample calles enteras fantasmas con los comercios cerrados (se traspasa, se alquila)
    Arrastrando carritos llenos de chatarra y hurgando en las basuras, un regimiento de pobres autóctonos y foráneos, todos hijos de esta civilización que se derrumba, de este planeta que deriva hacia la catástrofe.
    En la superficie parece que no pasa nada, todo bulle con apariencia de hormiguero y una mezcla de escepticismo e irritación. Pero en el fondo hay un lastre cada vez más pesado y profundo, con pestilencia a fosa común.
    Tan indigente soy como ellos, aunque tenga un trabajo y un techo. Todo inestable.
    No se puede escapar de esta miseria y decadencia. Solo seguir luchando.Con coraje y esperanza.Aguardando a que reaflore la vida sobre el mantillo de putrefacción.

    En fin, al menos el salitre del mar y la luz diáfana de otros días persisten en la memoria.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Hospis¡ Donde pasa eso?

    En el paraíso?

    ResponderEliminar
  18. La Cultural no está siendo superior al Uni aunque el árbitro se ha tragado un penalty a favor de los leoneses. 0-1 al descanso.

    ResponderEliminar